IProfesional

La contención emocional y el acompañamiento en un trabajo remoto que diluye días y horarios laborales requiere de un esfuerzo sinérgico.

Luis Bendersky, CEO y Co-fundador de Paradigma.

Atravesamos una nueva semana de cuarentena y la Covid-19 generó cambios que nadie avizoraba. Nos encontramos inmersos en un escenario impredecible donde las predicciones no tienen experiencia.

Desafiados a encontrar mejores soluciones como personas, como empresas, como participes presentes de la sociedad, siendo activistas del futuro, protagonistas del cambio, líderes, proactivos, dinámicos.

Es clave adaptarnos al nuevo entorno con agilidad, adecuando nuestra gestión de servicios para seguir operando efectivamente y asegurar la sustentabilidad del negocio, sea dando sostén a nuestros clientes en su agenda o en la nuestra propia, ya que al final de cuentas, se unen en una misma.

Estamos focalizados en cuidar y cuidarnos en reforzar los vínculos, la contención, la certeza de estar involucrados en el proceso con comunicación interna y externa y dando espacio a una parte de nuestra cabeza y manos libres para seguir apuntalando el futuro.

Actuar y construir a la vez es prioridad y se trata de balancear cuatro frentes que consideramos vitales para estos tiempos:

  • “Keep safe”: Cuidándonos entre todos priorizando el impacto en la comunidad.
  • “Keep moving”: Adaptándonos ágilmente al entorno y asegurando la continuidad operativa.
  • “Keep in game”: Asegurando el sustento del negocio.
  • “Keep building”: Construyendo el futuro y transformando el presente.
  • “Keep leading”: Este es el desafío que enfrentamos como líderes.

Balancear cuatro agendas, con el sabor que a cada uno le toque en su rol y para cada empresa, dependen fuertemente del segmento de industria y de las geografías en donde operan, del grado de autonomía en la toma de decisiones que hoy debiera ser más fuerte que nunca y por supuesto de las capacidades humanas y financieras, la cultura y el grado de madurez tecnológico.

Liderazgo idóneo para este tiempo de crisis

El liderazgo debe estar presente, “cercano en la lejanía”. La actualidad nos exige empatía, proximidad, escucha, estar más “conscientes” que nunca, sin importar el tipo de trabajo que realicemos.

La contención emocional y el acompañamiento en un trabajo remoto que diluye días y horarios laborales, en un entorno personal y familiar absolutamente distinto, con nuevas dinámicas de gestión, de colaboración y en aprendizaje permanente, requiere de un esfuerzo sinérgico de parte de toda la empresa, sus áreas de recursos humanos y de cada líder en primera persona.

Este liderazgo se ejerce, obviamente, más allá del teletrabajo, en operatorias con un componente físico y necesidad de presencialidad ineludible, ya sea en ámbitos industriales, logísticos, o de trabajo en campo y también en redes de atención, y tantos otras, ya sea se trate de actividades esenciales o en aquellas que se van liberando con prueba y error. Estamos Re aprendiendo, los unos de los otros y viceversa.

Se juega además en una planificación y prevención especial, que ponga el acento en priorizar sólo actividades críticas y en el cuidado de las personas, reasignando funciones para diferentes grupos de riesgo, aplicando HSE a full y diseñando turnísticas que privilegien mínima densidad y reducción al máximo del tristemente célebre R0 en nuestras propias instalaciones. Es momento de aplicar “operación y organización base cero”.

Lo que estamos atravesando nos pone ante uno de los mayores desafíos que hemos vivido, porque esta vez la crisis es global, la incertidumbre altísima y hablamos de cuidar a las personas y a las organizaciones al mismo tiempo, obviamente unas y otras son indivisibles.

Se ponen en valor familias, compañeros, objetivos, el esfuerzo y el afecto de tantas personas. Se pone en valor nuestro rol de cara a colaboradores, clientes, socios estratégicos y nuestro aporte orgánico a la comunidad.

Son momentos para liderar constructivamente, con solidez, con fluidez, con solidaridad y proyectar con el ejemplo, aunque lo inmediato nos abrume, ser protagonistas en compromiso.

Estamos convencidos que nuestra misión es la misma que la que tienen los líderes de toda empresa, actuar hoy construyendo el mañana, nuestros valores de desarrollo serán lo que destaquen nuestra huella en el futuro. PotenciaRSE, esta es nuestra esencia, en esto creemos.

Luis Bendersky, CEO y Co-fundador de Paradigma.