Diario El Cronista Comercial

Frente a una coyuntura cada vez más desafiante, Farmanet implementó un proyecto que requirió un cambio y análisis de estrategia de management.

Analizar y planificar con vistas al largo plazo no suele ser una tarea en la sencilla. Pero cuando Miguel Celorrio asumió la gerencia General de Farmanet, en 2012, visualizó que iba a haber más presiones sobre los márgenes, nuevos requisitos de trazabilidad, incrementos de costos laborales y mayor presión impositiva. Entonces, decidió encarar un programa de tres años, que implicó fortalecer el management, invertir en nuevas oficinas, desarrollar una nueva plataforma de trazabilidad e implementar un sistema de autogestión nueva. El desafío no era solo el de planificar algo a tres años, sino que Farmanet es una firma que comercializa, por cuenta y orden de laboratorios, medicamentos -sus accionistas son Boehringer Ingelheim Argentina, Laboratorios Casasco, Novartis y Gador.

Así, Celorrio comenzó el proceso fortaleciendo el management. Para ello, mantuvo a su gerente Comercial, pero trajo además un CFO y un CIO. A nivel edilicio, cambió las oficinas y realizó un upgrade en el centro de distribución -pieza clave del negocio. Y luego estuvo la pata tecnológica, que implicó una plataforma de trazabilidad que pudiera adaptarse a nuevas regulaciones y un sistema de autogestión para los laboratorios (“Sumanet”).

Farmanet, en el camino, contrató a Paradigma Consultores Asociados, que actuaron primero en la discusión y definición del modelo a implementar y luego apoyaron a la dirección en la gestión e implementación del proyecto.
La complejidad estuvo en que involucró a cuatro grupos de stakeholders y siete proveedores, e implicó a más de 70 personas trabajando durante más de 90.000 horas. “Lo principal fue no perder el norte -asegura Celorrio, sobre la complejidad de este tipo de proyectos-. Y lo segundo, poner a la mejor gente.
También, buscar un consultor externo que te cuestione las ideas y trabaje sobre la realidad de los hechos, y no ceder en la calidad, porque si no, los errores se propagan y el daño es difícil de arreglar después”.
“La gente tiene que estar convencida de este tipo de proyecto, porque si no, no se pueden impulsar a nivel interno. Hay que entusiasmarlos para que contagien al resto. Hay que formar una coalición para el cambio”, dice el ejecutivo. A tono, desde Paradigma aseguran que se necesita un líder abierto a escuchar el cómo, pero sin perder de vista el objetivo final. “El equipo tiene que ser diverso porque, si no, no contagia ni se enriquece. Eso es lo que después derrama al resto de la organización”, sostiene Celorrio. Finalmente, el nuevo modelo estuvo online a principios de febrero de este año. Entre sus resultados, Farmanet consiguió aplicar mejores prácticas a los procesos, mejorar el nivel de servicio para sus clientes, lograr eficiencias operacionales que llevaron a mayor productividad, fortalecer controles internos, una mejor medición de gestión y performance, simplificación y automatización de procesos y potenciar la autogestión. F.R.