El Cronista Comercial – Cuáles son las necesidades IT en un rubro de constante dinamismo

El sector sanitario en la Argentina está conformado por 5012 hospitales entre públicos y privados, donde hay 4,7 camas y 1,6 médico por cada 1000 habitantes. En este contexto, uno de los retos que enfrenta es la falta de integración de sus sistemas tecnológicos. Uno de los factores necesarios para lograrlo es la adopción y el uso de estándares propios de la industria a nivel nacional que permitan compartir información.

Manejar grandes volúmenes de datos médicos es un desafío que obliga a los proveedores de tecnología a buscar una respuesta sostenible. “El volumen de datos recopilados a partir de imágenes y diagnósticos de laboratorio crecerá 50 veces al año hasta 2020; es hora de convertir estos datos en información procesable”, comenta Daniel Nasuti, director General de Siemens Healthineers para la Argentina.

Tener control de los activos, personal, procedimientos médicos y pacientes se convirtió en una necesidad del sector. “La tecnología se vuelve una necesidad para tener visibilidad de la información de lo que implica la prestación del servicio, con dispositivos que permitan la movilidad del staff, el acceso de datos en tiempo real, precisión en la información e identificación de los pacientes, e incluso el control y seguimiento de proce

sos externos que pueden afectar el funcionamiento de la institución, como los procesos de limpieza, control de activos y lavandería, entre otros”, destaca Ana María Cabrales, gerente de Mercadeo de Verticales de Zebra Technologies Latam.

La tecnología aplicada en este sector viene para optimizar los recursos. Contar con una infraestructura que brinde información de pacientes online como, por caso, resultados de estudios e historial clínico, protección de la información, menor consumo de energía, reducción del espacio físico son atributos claves para el desarrollo tecnológico del sector de salud.

Atención primaria

Un tema es la plataforma de historias clínicas digitales. A partir de ellas se pueden incorporar otras tecnologías que conviertan en más efectivos los servicios de salud. Para Sebastián Stranieri, CEO de VU, “no se trata solo de tenerla en formato digital, sino en un formato electrónico que posibilite a los proveedores de todo el sistema de salud comunicarse y compartir esa información. Pero, además, existe el fraude de identidad, mediante el cual una persona recibe atención utilizando la credencial de otra”.

Otra necesidad “es eliminar la obligación de trasladarse físicamente para realizar una consulta médica o un estudio”, afirma Stranieri.

En el caso de la telemedicina, “no estamos hablando de una comunicación de consulta paciente-médico por Skype o en forma telefónica, sino de un centro médico con consultorios multi especialidad con dispositivos que permitan que en forma remota un especialista pueda evaluar al paciente”, aclara Gabriela Sneider, directora de Capital Humano y Efectividad Organizacional de Paradigma. “Las prepagas van a estar entusiasmadas con la aplicación de esta tecnología porque evitan costos de traslados”.

Hay lugares donde el equipamiento médico no llega a cubrir las necesidades de la población. También, grupos de trabajadores, como los que se encuentran en minas, pozos petroleros o barcos, que están alejados de los centros sanitarios especializados y, por ello, se demora la atención temprana. “La IT sirve para mitigar los faltantes de medicina en lugares alejados o inhóspitos”, sostiene, María Eliana Rappallini, bioingeniera de EXO.

Infraestructura necesaria

“Las desigualdades en términos de conectividad atentan contra toda provisión de servicio basado en internet”, asegura Carolina Perdoménico, directora de Operaciones y Desarrollo de Negocios en Incubando Salud. “Resolverlo logrará que la tecnología pueda ser permeable y se incorpore a pueblos rurales y locaciones más remotas, permitiendo el acceso y la interoperabilidad en los procesos de gestión ligados a la prestación de servicios sanitarios”.

“Las nuevas tecnologías están siendo usadas en el sector de salud como la telemedicina, sistemas de información integrados, monitoreo remoto en tiempo real, Internet de las Cosas e IA, de modo que, una infraestructura física de alta performance se hace necesaria”, plantea Denys de Souza Scheiner, Headofproductandapplication Engineering de Furukawa.

Según Pedro Sandalis, Regionalmanagersouthamerica de Nutanix, “las innovaciones en infraestructura permiten a los hospitales administrar diferentes aplicaciones, aprovechar la automatización y crear nuevas líneas de servicio”.

Carlos Emilio Álvarez, general Manager de Philips South Latam y CEO de Philips Argentina, por su parte, entiende que es necesario brindar una atención sanitaria más personalizada, industrializada e inclusiva. “Las tecnologías interconectadas son claves para mejorar los sistemas a nivel mundial y existe una gran oportunidad de aumentar su uso a través de una educación temprana para la adopción. Podría crear sistemas más sustentables y de mejor atención a un costo menor”.

Es necesario que el sistema opere con una visión multidisciplinaria. “La centralidad es el paciente”, dice Alejandro Bianchi, presidente de Liveware.

Para los pacientes, estos servicios simplifican los procesos de diagnóstico, desde el acceso a la consulta hasta la realización del análisis y la obtención del diagnóstico. Lo mismo sucede con las imágenes de diagnóstico y la capacidad de acceder a ellas digitalmente y almacenarlas.

La tecnología aplicada a la medicina evoluciona. Por caso, los “wearables” del tipo de Apple Healthkit, Fitbit y Samsung ofrecen nuevas oportunidades para el sistema. Joel Rydbeck, director en Infor Healthcare, sostiene: “En toda decisión, en toda inversión, los hospitales deben preguntarse ‘¿Estoy pensando en el paciente como el centro de mis decisiones en salud?’. Para lograrlo, la tecnología dedicada a la salud debe evolucionar y convertirse en algo digital, ágil y enfocado en el paciente”.

Del gasto a la inversión

“Sobre aquella institución que no invierta en la transformación digital, va a llegar un momento en donde diremos que no está haciendo buena medicina. El camino de la buena medicina es ineludible en cuanto a que tiene que estar en esta transformación digital”, dice Claudio Pensa, director Médico de Fleni.

Para Javier Minsky, “modernizar la gestión médica es una necesidad. Cada día es más frecuente la utilización de sistemas y dispositivos que permiten a los ciudadanos, empresas y profesionales aprovechar los avances tecnológicos, agilizando los procesos y optimizando recursos”.

El sector salud tiene que subirse al tren de la transformación digital y a la posibilidad de automatizar, controlar y estandarizar sus procesos. “Es clave contar con una unión entre lo administrativo y lo asistencial”, concluye Pensa.