Compromiso, objetividad y cercanía.

Luis D. Bendersky, CEO and CO–Founder.

La pandemia generó cambios coyunturales y muchos llegaron para quedarse. La lucha por la supervivencia para algunos; la evolución o revolución para otros. Varios proyectos se pospusieron y otros tantos se potenciaron.
Surgieron nuevas problemáticas y oportunidades.

Hoy, la agenda de los líderes necesita balancear el actuar y el pensar; planear continua y adaptativamente; repensar las experiencias del cliente y nuevos go to market; rediseñar las operaciones y el supply chain; hiper–acelerar la transformación digital impulsando el insight y el data management, y redefinir las variables de gestión.

La transformación en los modelos de negocio se acelera: se expande el e-commerce, cambia la configuración de la presencia territorial de las marcas y se “refuncionalizan” las redes. Las empresas toman medidas y modifican sus espacios para poder recibir a sus trabajadores: workforce y workplace aparecen como práctica básica.

Para la consultoría, la esencia es la misma: entender al cliente y su circunstancia, generar resultados a medida, tangibles y perdurables, trabajar en forma conjunta y “codo a codo”.

Compromiso, objetividad y cercanía.

Foco en resultados, velocidad de concreción, “goles rápidos y continuos”, innovación en algún caso y no inventar el agua tibia en otro; adaptar lo que se tiene o se sabe.

La tecnología ya es un componente indivisible de cualquier transformación, y la adopción y el cambio cultural dejaron de ser un nice to have.

Son momentos de enfocarse en poner en práctica una cultura más ágil, fomentar un aprendizaje permanente, desarrollar competencias claves, capitalizar relaciones y dinámicas de trabajo, y extremar la importancia que
se le da al triple impacto y la sustentabilidad. Hay que escribir el guion mientras avanza el rodaje y ser los protagonistas del filme.

nota_revista-mercado