Revista Énfasis – Logística

A través de la gestión efectiva del inventario, con el apoyo de sistemas informáticos, es posible lograr importantes incrementos en las capacidades productivas en las capacidades de empresas industriales. De esta forma las compañías pueden, sin realizar inversiones adicionales en equipamiento, lograr aumentar su productividad a partir de las posibilidades de simulación que ofrecen las herramientas informáticas de gestión.

(*) Por Pablo Guido
Director de la Práctica de Supply Chain y Operaciones Industriales de Paradigma

¿Es posible que una planta industrial incremente 5% su capacidad de fabricación sin recurrir a inversiones en su equipamiento industrial? Considerando la reciente experiencia desarrollada por Tenaris, con la asistencia de la consultora Paradigma, la respuesta es un rotundo sí.

Tenaris es una empresa siderúrgica argentina, líder mundial en la producción de tubos sin costura, que forma parte del Grupo Techint. En su planta radicada en Campana, provincia de Buenos Aires, produce una amplia gama de tubos, cuya elaboración parte de un cilindro de acero macizo, el cual es transformado en un tubo al ser perforado y laminado en caliente. Posteriormente ese tubo es almacenado en un depósito transitorio, a la espera de ser acondicionado mediante otros procesos de transformación, según sean los requisitos solicitados por cada cliente. Uno de los principales procesos que se realizan sobre el tubo es el tratamiento térmico, con el fin de alterar sus propiedades mecánicas.

GESTIÓN EFECTIVA

Con la ayuda de un sistema de planificación y programación de la producción, Tenaris decide qué tubo tiene que ser laminado, en qué momento y cuándo debe pasar por el proceso de tratamiento térmico. Dicho sistema propone una secuencia de laminación de tubos que optimiza la producción del laminador y otra secuencia de procesamiento para el tratamiento térmico. Dado que ambas secuencias ideales no son iguales, es necesario generar y administrar un inventario entre ambos procesos para desacoplarlos y poder así optimizar la producción de ambos procesos.

Ahora, ¿cuál es el inventario adecuado para desacoplar dichos procesos? Si el mismo es reducido, obligará a que el tratamiento térmico siga la secuencia de laminación, obteniendo un menor rendimiento. Si el inventario es elevado, se consigue optimizar las producciones de ambos procesos, a costa de incrementar el capital inmovilizado, los movimientos internos y los plazos de entrega a los clientes. ¿Qué debemos hacer?

Tenaris contrató a Paradigma para desarrollar en su planta de Campana una herramienta que permita responder a este desafío, determinando el tamaño de inventario óptimo para incrementar la productividad de ambas líneas con el menor capital de trabajo y el menor impacto en los plazos de producción. Los resultados fueron contundentes: la aplicación de esta herramienta en Tenaris permitió definir un nuevo escenario de producción, incrementando su capacidad en unas 30.000 toneladas de tubos al año (5% adicional a su capacidad actual), sin inversiones adicionales en equipamiento.

Horacio Bergero, Director corporativo de mejoras industriales en Tenaris, propulsor de esta iniciativa, nos comenta: “El concepto es simple, se modelan las reglas de programación tanto del proceso de tratamiento térmico como del de laminación y se simulan los resultados de productividad al ir variando el tamaño del inventario entre ambos procesos. Al incrementar dicho inventario, los modelos de programación indican mejoras de productividad, a través de una reducción del tiempo total dedicado a cambios de productos. Estas mejoras son más importantes al inicio, y se van atenuando a medida que el inventario continúa creciendo en volumen.”

“Una vez definido el inventario óptimo, se debe verificar si el depósito actual permite almacenarlo, o si se requieren adaptaciones para aumentar su capacidad”, explica Pablo Guido, Director de Paradigma. “En el caso de requerirse mayor capacidad, se evalúan mecanismos para almacenar más material en un mismo espacio, desalojar material que no debe estar almacenado allí, incorporar herramientas de gestión de inventarios, o finalmente la necesidad de expandir las dimensiones del depósito actual”.

La planta de Tenaris en Campana se encuentra ahora ejecutando las recomendaciones que permitirán incrementar su capacidad de producción. Este proceso ha sido aplicado en otras plantas de Tenaris en el mundo, y constituye una clara oportunidad de mejora a evaluar en cualquier planta industrial.

“Con la ayuda de un sistema de planificación y programación de la producción, Tenaris decide qué tubo tiene que ser laminado, en qué momento y cuándo debe pasar por el proceso de tratamiento térmico”.