Revista  Information Technology

Entre la gestión y la técnica, armó su camino combinando gestión y expertise. Cómo es innovar desde la perspectiva de una científica de la computación con aires de negocio.

Por Matías Castro

Cuando se dice que alguien está en el lugar justo en el momento indicado, se suele hacer referencia al azar y la casualidad. Pero para Claudia Tejedor, nada está más lejos de este uso del adagio popular. “Creo que tengo la suerte de estar en un momento paradigmático en lo tecnológico. Estoy disfrutando mucho del ahora; donde manejamos todo desde el celular y la tecnología está tan presente, me divierte mucho. Además, esto se combina con el mundo del negocio porque la tecnología genera valor agregado. Me considero afortunada”, dice la QO del Grupo La Nación, la primera mujer reconocida como número uno en el área IT por sus pares, galardón que comparte con Miguel Bilelio, el máximo encargado de sistemas en el Banco Santander. Tejedor hoy disfruta del lugar que ocupa la tecnología, pero en su vida siempre tuvo lugar. Oriunda de Ciudad Jardín, la localidad que tiene mitad calles con nombres de aviadores y mitad con nombres de flores, la CIO se crío en un barrio cerrado. “Mi niñez fue muy buena, con muchos amigos, y un lugar donde poder hacer cosas con tranquilidad”, rememora. Al igual que el barrio donde nació, el futuro de Tejedor también estaba dividido. “Sabía que me gustaban los temas más duros, ya sea matemáticas o ingeniería. No sabía si hacer física o computación y ya en la secundaria me empezaron a preguntar y me perfilé más para el lado de la computación”, explica. Buscando la carrera y la casa de estudios que mejor represente su visión, Tejedor terminó decidiendo, tras graduarse en educación secundaria en el Bernardino Rivadavia de su ciudad natal, por la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA). La licenciatura, a diferencia de lo que se espera de un gerente en Sistemas, fue en Ciencias de la Computación. “La carrera más nerd en ese momento”, aclara entre risas. “Me gustaba mucho el plan de estudios de Exactas en computación, porque desde el vamos se empezaba a programar, y tenía una formación científica que en ese momento me pareció divertida”, explica. Esta elección culminó con una carrera completada en cinco años, y una tesis sobre protocolo de seguridad en TIC basado en lógica de Kerberos (un protocolo que permite a dos ordenadores en una red insegura demostrar su identidad mutuamente de manera segura).

Piedra basal
El desarrollo profesional empezó desde temprano, como una forma de solventar los gastos del estudio universitario. El primero fue dar clases particulares de informática en institutos, a sus jóvenes 21 años. Esto se mantuvo hacia finales de la ruta universitaria, cuando Tejedor entró a su primer trabajo serio, que fue precedido por un empleo en desarrollo de sistemas para una consultora pequeña que tenía mayoritariamente clientes de seguros, cuyo nombre no pudo lograr recordar. “Después entré en PwC. Ahí trabajé algunos años en auditoria de sistemas, validaba el sistema de control de la auditoría de las empresas”, dice Tejedor. La ganadora remarca que fue en este trabajo donde se topó con sistemas tal y como se lo entiende en IT por primera vez, algo que la confrontó con su formación y expertise en computación y programación. “En su momento acepté la posición porque me parecía un desafío entrar a una Big Four y quería aprender; eso siempre me motiva. Entendí que mi carrera iba a ir tomando distintos rumbos”, concede Tejedor. Este primer encuentro cara a cara con la IT no sólo fue un desafío en términos de competencias, también fue un encuentro cara a cara con el amor: en ese trabajo fue donde la CIO conoció a su actual marido. Luego llegaron las telecomunicaciones, otro romance que duraría muchos años. “Entré a CTI, cuando recién llegaba al país y lo hice nuevamente en auditoría de sistemas”, explica Tejedor. Su primera incursión al mundo de las telco fue agitada. “Cada dos años fui cambiando de posición, en la gerencia de Desarrollo hice la primer implementación de SAP que tuvo CTI. Más tarde me ofrecieron Auditoría Interna y Operativa, ahí estuve tres años, el approach que le dimos al área era el tradicional de controlar pero también apostamos por actuar proactiva y preventivamente con las áreas de mayor consulta para implementar proyectos”, recuerda Tejedor. El perfil científico-técnico proyecta su sombra pero el condimento extra que sazonó el trabajo de Tejedor fue justamente la conectividad con las demás áreas. “Recuerdo —dice risueña—que la directora de Verizon nos preguntó por qué en las reuniones todas las áreas nos consultaban a nosotros. Pusimos énfasis en el trabajo transdisciplinario”, comenta Tejedor. El desafío no era menor porque se trató de un momento bisagra en el desarrollo de las telecomunicaciones en la Argentina. Tejedor se enfocó en las activaciones de las líneas celulares y de marketing al igual que en la ingeniería de cobranzas, que fue liderada desde el área de Auditoría y Consultoría Interna. Esto le valió que “me ofrecieran la dirección de Customer Service para, luego, llegar a la dirección Regional con la Argentina y Uruguay Yo tomé estas áreas en pleno auge de las telecomunicaciones. Hubo que crecer de 200 a 1.100 personas en los Cali Centers, tercerizar, mejorar la calidad por la demanda; atacar muchos frentes”, explica Tejedor. “Luego volví a una dirección Regional de Auditoría y Control de Operaciones.  Tenía a cargo el área Fraude y Seguridad Informática y Calidad de Procesos”, recuerda la CIO, ya cuando CTI se había convertido en la compañía Claro, propiedad del empresario mexicano Carlos Slim.

Poniendo en marcha la transformación
Corría el año 2004 cuando la vida de Claudia Tejedor pegó un vuelco. En ese momento quedó embarazada y se enteró de que serían mellizos lo que, inexorablemente, la alejó de la vida laboral a la que estaba acostumbrada. “Eran muy chiquitos y Claro me demandaba muchas horas de trabajo. Por eso en el año 2007 decidí que me iba a dedicar a la consultoría por mi cuenta. Tenía tres clientes y uno de esos era La Nación”, dice Tejedor. La CIO explica que ayudó a la compañía a realizar procesos de eficiencia operacional. Esa “primera mano” se convirtió en un servicio permanente. “Estuve trabajando un año como consultora y cuando la gente de gerencia de Sistemas se retiró, me ofrecieron ser parte de la tema de reemplazo y quedé como responsable de Sistemas del Grupo”, confiesa. A esta altura se ve que el camino profesional de Tejedor está atravesado por el negocio de las telecomunicaciones. Así, la CIO afirma que “no fue casualidad que siempre estuve en Comunicaciones. De hecho, llegué por primera vez a La Nación por un ex director de Marketing de Claro que estaba en la empresa”. Retroalimentación.

 

La IT de La Nación S.A.

Personal IT: 70 Empleados

Presupuesto Sistemas y Tecnología: U$s 8,5 Millones (0pex)2016

Hardware Workslations: Dell, Apple IMac PRO. Notebooks: Dell, Samsung. Tabletas: Apple, Samsung. Smartphones: Motorola, Samsung. Servidores: Dell (Blade y Rack) Virtualización: VMware ESXi Almacenamiento: EMC, Dell y Netapp Networking: Cisco Cisco (LAN); F5 (LoadBalancer) Seguridad: Cisco, F5(WAF), Trend Micro. Telefonía: Todo telefonía IP bajo Lync 2013 + Audiocodes (gateway) Hosting: Claro

Software Sistemas Operativos: Windows Server, Linux. Bases de Datos: MS SQL Server, MySQL, DynamoDB, Redis. Qlikview, Sap, Sucess Factor, MS Dynamics, Magento, SPSS Modeller, Unigis, Responsys, Navegg, e-Planning, desarrollos en .Net y PHP, Office 365, verticales especificas de industria.

Comunicaciones Telefónica, Claro, Telecom, Metrotel, Oatco

Consultoría / Soporte Paradigma, Baufest, Softtek Bnet, Sic Labs, Gazum, Algeiba, Geminis.

 

A La Nación ingresó como parte del staff en 2009. “Es una empresa linda para trabajar, yo venía de la dinámica de las telcos que es muy distinta. La empresa es una mezcla de una compañía familiar pero con gente muy profesional”, dice la CIO. “Fue bueno conocerla antes desde afuera y dejar de trabajar por mi cuenta”, reconoce la profesional. Inicialmente. Tejedor ponía el foco en tareas de eficiencia operacional porque los grupos de medios, al igual que otros rubros, hoy en día “siempre están innovando y reinventándose”. Al final del día, sin embargo, acabó trabajando en otros frentes, hoy muy ligados a la pericia tecnológica, como el negocio y los productos.  El trabajo de la CIO en la compañía de medios lleva la insignia del recorrido que la llevó allí en primer lugar: la integración y la sinergia, ante todo. Desde 2009, Tejedor estuvo a cargo de diversos proyectos que significaron una transformación desafiante en su lugar de trabajo.”El año pasado, por ejemplo, uno de los proyectos que más destaco fue el de Data Insight. Por un lado, fue la creación de un área que responde a dos objetivos principales que tienen que ver con la cultura de datos y en profundizar el conocimiento de las audiencias. Impulsamos esto desde Sistemas”, explica Tejedor. “Estos procesos tienen una pata fuerte de infraestructura tecnológica pero lo fuimos trabajando con un equipo interdisciplinario. No solo los Data Scientists de sistemas, también estuvo Marketing y Producto al igual que editores y periodistas.”

 

El área que lidera Tejedor trabajó en el desarrollo de modelos analíticos y predictivos, haciendo uso de la herramienta de analítica estadística SPSS de IBM, con una base de datos en SQL Servers de Microsoft y la herramienta Qlikview fue la encargada de proporcionar la tecnología para la visualización de los datos; todos fueron tomados de sistemas internos y externos como Google Analytics. La última innovación vino de la transición de ExactTarget a Responsive, ambas herramientas de gestión de Oracle, “por un tema de eficiencia y de accesibilidad como también de potencial de crecimiento”, explica Tejedor. “Queríamos que los primeros conjuntos de datos que armamos fueran útiles, no que fueran datos por los datos mismos”, agrega la CIO. “Fue bastante trabajo técnico, pero también mucho trabajo cultural.” Pero no fue la única innovación. Otro de los puntos altos, fue el rediseño de la estrategia de la arquitectura corporativa e infraestructura fortaleciendo las migraciones a la Nube y las soluciones en modalidad Software as a Service (SaaS). “Desde la perspectiva de infraestructura buscamos salir del rol tradicional y ver al hardware y la operación más como un commodity y enfocarnos en la participación de los responsables de infraestructura, diseñando la mejor solución para los objetivos del proyecto o producto”, explica Tejedor. Con el mismo espíritu transversal, cuenta entre sus proyectos las campañas de la tarjeta de beneficios del medio. “Trabajamos mucho en los sistemas de Club La Nación, para hacerlos autogestionables, y en la construcción de la aplicación en sí misma. Buscamos, con todas estas herramientas y la remodelación de procesos, apuntalar el concepto de que las áreas de generación de contenido trabajen cada vez más cerca de las áreas de IT”, explica la CIO. Finalmente, su otro proyecto disruptivo fue estar detrás de la IT del canal de televisión del grupo periodístico. “El mayor desafío fue con la parte de infraestructura, enlaces y conectividad y networking para garantizar que funcione bien el equipamiento nuevo. En segundo lugar, fue resolver el frente de incorporar la nueva infraestructura al sistema que soporte, o sea a cobranza, los recursos humanos, etcétera. Y1 a su vez, incorporar todo eso al sistema de facturación”, recuerda Tejedor. La herramienta principal del proyecto fue Media5, que se usa para disponibilizar los contenidos. Como herramienta para coordinar esfuerzos del equipo se usó Desk-Net, una herramienta sencilla de planificación Llegando a los 50 años de vida, Claudia Tejedor parece conforme pero con ganas de más. De hecho, sorprende que no hiciese falta recalcar su sexo en un mundo tech dominado por hombres. “La verdad es que jamás tuve problemas por mi género pero lo viví con una gran autoexigencia personal. Muchas veces fui la única mujer en los grupos directivos de las empresas pero nunca me lo plantee porque no sentí una diferencia”, explica. Sus preocupaciones hoy son no tener tiempo para disfrutar del tenis, uno de sus hobbies, ni de estar al día con las lecturas. “Lo último que leí fue ‘Indias Blancas’, de Florencia Bonelli. Pero tengo muchos papers que no pude leer sobre Machine Learning e IoT, dos mundos en los que me gustaría meterme.” ¿Sus próximos desafíos? “Quiero estar cada vez más cerca de la generación de contenido y de producto en las organizaciones. No me quiero estancar; quiero trabajar más con el negocio y la propuesta de valor”, concluye la CIO.

 

1todas